“Arte Nuestro, artesanía chilena” nace como el sueño de dos hermanas que han disfrutado de las noblezas y magia de las tradiciones más antiguas de nuestros ancestros chilenos. Hijas de padres del sur, itinerantes por naturaleza han descubierto diversos secretos y artes manuales que se guardan en los hermosos rincones, desde el árido desierto en el norte de nuestro chile hasta el extremo más frío del sur, técnicas que se han traspasado de generación en generación desde los comienzos de nuestra hermosa cultura. Es así que toman diferentes pilares y bases para su negocio.

Con mucho cariño por estas raíces, es que juntan la suave lana de alpaca altiplánica con la gruesa lana de oveja, ambas separadas por más de 4.000 kilómetros de distancia buscan proteger del crudo frío de nuestros extremos y decorar nuestros atuendos. La plata y el cobre, ambos considerados como riquezas de nuestra región, constituyeron las primeras tendencias en joyas preciosas de nuestros antepasados. La Madera y la greda, de norte a sur representaron los elementos bases para esculpir nuestros actuales utensilios culinarios, ahora reemplazados por metales y vidrios.

Cada elemento y cada producto de nuestra tienda guarda una historia, una tradición, una técnica y un secreto que se ha traspasado de generación en generación definiendo lo que hoy llamamos “Arte Nuestro”, con el sello de nuestra tierra. Preservando así las antiguas prácticas y la identidad de nuestros pueblos.

Trabajamos directamente con cada artesano, cada pieza es única, está seleccionada cuidadosamente y cumple con estándares de buena calidad, buscamos también aportar con mejoras a los diseños o funcionalidades.

Queremos dar a conocer al mundo nuestro arte chileno, mostrar nuestras raíces y técnicas que aun se cultivan. Trabajamos bajo el principio de comercio justo.